Limpiar fácilmente los elementos de cocina en acero inoxidable

- Categorías : Default

¿Estás harta de las huellas de dedos y de grasa sobre las piezas en acero inoxidable de tu cocina ?  ¡No te preocupes ! En este artículo te voy a dar varios consejos para limpiar eficazmente el inox. 

El acero inoxidable está de moda, es un material higiénico, resistente al calor y además dá un toque moderno a tu cocina.  Te aconsejamos leer nuestro artículo dedicado al la utilización del inox en la cocina.

Encontramos el acero inoxidable en nuestro entorno de manera cotidiana:  en los cubiertos, la nevera, el tostador, las puertas, en elementos decorativos..., la lista es larga.

Pero este metal se ensucia, como todo material.  Y ¿cómo lo limpiamos ?  En las tiendas encontramos cientos de productos más o menos caros dedicados a ésto, pero hay soluciones mucho más naturales y económicas.

Aquí te doy varias posibilidades para limpiar fácilmente el acero inoxidable :

Agua y vinagre blanco

Lo único que necesitas es :

  •          Un vaporizador (para la mezcla)
  •          Agua
  •          Vinagre blanco

Rellena el vaporizador a partes iguales de agua y vinagre blanco.  Mezcla bien.  Sobretodo no utilices el vinagre blanco puro ya que puedes estropear definitivamente las superficies que quieres limpiar.  Luego vaporiza la mezcla sobre tu equipamiento en inox (panel antisalpicaduras, rodapiés, cenefa, encimera…) y seca las superficies con un trapo suave de tipo micro fibra.

limpieza del acero inoxidablelimpieza del acero inoxidable

Si no te convence esta primera solución, aquí te doy otras posibilidades :

Una esponja con agua y jabón

Una solución simple es frotar la superficie con una esponja húmeda con jabón.  Después retira el agua y secala con un trapo suave.  Las marcas desaparecerán.

Aceite y limón

¡Sí, sí, creetelo !  Haz una vinagreta mezclando aceite y limón.  Y utilizalo como producto de limpieza.  Después retira el excendente con tu trapo micro fibra.

Agua y harina

¡No estamos haciendo un pastel, no, no!  Moja una esponja y pon un poco de harina.  Limpia la superficie con esta mezcla y luego quita el resto.  Deja secar o utiliza tu famoso trapo micro fibra para terminar antes.

Bicarbonato de sodio

Efectivamente el bicarbonato de sodio puede limpiar casi todo.  Para el acero inoxidable, echa unas cucharaditas de bicarbonato en agua caliente y espera a que se diluya.  Moja tu esponja en esta mezcla y luego limpia las superficies que están sucias.  Quita el excendente con tu famoso trapo micro fibra humedecido.

El bicarbotato de sodio lo podrás encontrar en cualquier supermercado.

Y así tienes tu acero inoxidable como nuevo, ahora no hay excusas.  Si quieres conservar su brillo inicial y protegerlo todavía más, puedes utilizar este producto de limpieza especial inox

Share

Añadir un comentario